Contacto
Mi lista

Cuatro lugares para sentirse local en Praga

El centro histórico es de visita obligada. No obstante, para disfrutar de la vida típica de la ciudad y mezclarse con sus residentes, lo ideal es pasar un rato en los nuevos puntos de interés de Praga. A continuación, enumeramos 3 zonas un poco más alejadas del centro que vale la pena explorar, así como una calle central que ningún visitante debería perderse gracias a su concentración de restaurantes.

 

Los suburbios interiores de la era posindustrial se están reinventando a sí mismos como lugares para comer, beber y divertirse. Además, Vinohrady y Vršovice, lugares siempre recomendables a pocos minutos de la Plaza de Wenceslao, se han vuelto aún más populares gracias a una gran cantidad de nuevos restaurantes y lugares de entretenimiento. Mientras tanto, las orillas del Moldava en Náplavka han pasado de una zona muerta a convertirse en un bullicioso paseo fluvial. Además, gracias al excelente transporte público de Praga, explorar todos estos lugares no podría ser más fácil.


Náplavka (Rašínovo nábřeží), paseo fluvial, Praga 2

Praga puede estar lejos de la costa, pero los barcos de vapor y el paseo fluvial de Náplavka le imprimen una atmósfera claramente náutica a la ciudad. El muelle, en un nivel inferior y separado de las bulliciosas calles de arriba, fue ignorado durante años, pero poco a poco ha ido cobrando vida a medida que pequeños bares, como el Bajkazyl, veían la luz, y los barcos de vapor elegían domicilio permanente en el embarcadero.

 

Disfrutar de una copa en el paseo o a bordo de uno de los barcos ya es una tradición veraniega para los residentes. Como parte de un proyecto de regeneración en curso, los pequeños establecimientos han cerrado pero su reapertura está prevista para 2019. Sin embargo, aún se puede pasear por los muelles de Náplavka y tomar una copa en un bar flotante.

 

También es posible bailar al aire libre en la A(VOID) Floating Gallery o jugar al voleibol en el Kayak Beach Bar, desde donde sale nuestro paseo en kayak. En las largas noches de verano, el paseo se extiende a la vecina Výtoň, donde podremos degustar auténticos helados italianos en la heladería Gelato Puro, así como vinos franceses en Na Břehu Rhôny.

 

Sin embargo, Náplavka no es solo un lugar para pasar un día caluroso y soleado. Los populares mercados de productores, que venden de todo, desde jamones hasta mermeladas, están abiertos la mayor parte del año y el muelle acoge eventos regulares que incluyen festivales gastronómicos. También podemos disfrutar de las bebidas que ofrecen los puestos; para tomar un café al aire libre, podemos probar el Brewbar. En los días fríos pero soleados de otoño e invierno, se puede pasear a lo largo de la orilla del río para admirar el Castillo de Praga desde una perspectiva diferente, seguido de un café caliente en el Café Terapie.

 

Náplavka también es un buen punto de partida para Vyšehrad, donde ofrecemos visitas guiadas. El complejo del acantilado, cargado de historia, es un lugar perfecto para pasar una tarde relajada, sea cual sea la estación del año. Asimismo, los amantes del arte no podrán dejar de admirar los edificios cubistas del barrio, ejemplos de un experimento arquitectónico checo único.


Calle Krymská, Vršovice, Praga 10

A pocas manzanas de Vinohrady y muy cerca de la Plaza Wenceslao, Krymská se encuentra en el corazón de Vršovice, un distrito residencial de viviendas lujosamente decoradas y ejemplos ocasionales de arquitectura moderna (por ejemplo, la iglesia constructivista de San Wenceslao [kostel sv. Václava] en la Plaza Čechovo). El barrio también tiene fama de ser una de las zonas con más futuro de Praga, en parte gracias a la concentración de tiendas y cafés independientes en Krymská.

 

Después de un día explorando el centro de la ciudad, Krymská es el lugar ideal para relajarse lejos del bullicio con algo de comer o beber. Los visitantes podrán disfrutar de un café y un pecaminoso y rico dulce en la pastelería Kavárna Šlágr. El Café V Lese ofrece música y lecturas de poesía en su sótano con paredes de ladrillo; mientras que otro lugar donde mezclarse con los bohemios es el cercano Café Sladkovský.

 

Los residentes también acuden en masa a Krymská y sus alrededores en busca de tiendas independientes, donde pueden encontrarse artículos diferentes. Como su nombre lo indica, la Boho Vintage Concept Store es una tienda especializada en ropa que alberga una cafetería. Xaoxax, una galería y librería especializada en ilustración y gráficos, organiza talleres de arte para niños.

 

Krymská también goza de fácil acceso a la vasta Havlíčkovy sady, una de las zonas verdes más gratificantes de Praga, dominada por la imponente Villa Gröbe. El parque contiguo está inspirado en el Renacimiento italiano, lo que dio lugar a extravagantes joyas que incluyen una gruta y cascadas de agua. El maravilloso gazebo de madera, rodeado de los viñedos que una vez cubrieron la zona, es el lugar perfecto para disfrutar de una copa de vino en verano.


Dlouhá ulice, Praga 1

Convenientemente situado justo al lado de la Plaza de la Ciudad Vieja, Dlouhá se ha convertido en un punto de encuentro para los gastrónomos, y tanto si buscamos algún diseño checo contemporáneo para llevar a casa como opciones de entretenimiento, aquí encontraremos mucho para mantenernos ocupados.

 

A la hora de comer y beber, no hará falta salir de Dlouhá: la calle ofrece una increíble variedad de posibilidades. Si lo que buscamos es tomar café y dulce, podemos probar el popular Au Gourmand, que ofrece una tentadora selección de deliciosos gateaux o pasteles franceses, o bien un almuerzo a base de sopa.

 

Sin olvidar Food Story, que sirve de todo, desde platos checos tradicionales a tapas, además de ser una tienda de delicatessen. Bajo el mismo techo, Pípa Beer Story ofrece 150 variedades de cerveza embotellada. Por otra parte, Lokál Dlouhá es el lugar perfecto para disfrutar de la típica experiencia en un pub checo, afortunadamente sin el humo. Los visitantes podrán mezclarse con los residentes para degustar el clásico almuerzo, consistente en sopa y un plato principal.

 

Más adelante, hacia el final de la calle, Gurmet Pasáž Dlouhá resume la escena gastronómica cada vez más diversa y cosmopolita de Praga, con una impresionante variedad de restaurantes bajo un mismo techo. Las carnicerías Naše maso sirven carnes de calidad, incluido el famoso cerdo Přeštice, y se puede visitar para comer pan y salchichas o reservar el espacio para una cena privada, que puede completarse con comentarios sobre la comida. Para algo más ligero, el bistro Sisters se especializa en chlebíčky, o bocadillos abiertos, pero con un toque contemporáneo y saludable. También más saludable, My Raw Café hace énfasis en la locura por los alimentos crudos que se está apoderando de Praga. La ciudad también es el hogar de una gran comunidad vietnamita, cuyos miembros sirven baguettes y mucho más en el Bánh mì Makers, así como en el Banh—mi—ba, en la cercana Rybná. La temática internacional continúa en La Bottega Bistroteka, una popular cadena italiana de restaurantes.

 

Justo al lado de Dlouhá, La Dégustation Bohême Bourgeoise ostenta una estrella Michelin y, como su nombre indica, está especializada en un menú de degustación basado en productos checos. Se recomienda encarecidamente reservar en ambos restaurantes.

 

Dlouhá no es solo una calle gastronómica; las opciones de entretenimiento incluyen el M1 Lounge y el Roxy; este último es una leyenda local de clubes nocturnos y conciertos que existe desde 1992. Los jóvenes profesionales se concentran en el James Dean, un bar que rezuma música estadounidense, mientras que el Klubovna 2. patro se decanta por un ambiente más grunge y vanguardista.

 

El diseño checo siempre ha gozado de una excelente reputación y, para los que buscan algo para llevarse a casa, pueden encontrarse ejemplos contemporáneos de grandes diseñadores en Qubus Design. Si lo que se busca es granate checo, podemos visitar Granát Turnov o J. Drahoňovský STUDIO ŠPERK. Ofrecemos un cupón de descuento para este último y puede comprarse joyería en ambos.


Letná, Praga 7

Para los praguenses, la zona de Letná es famosa por su extenso parque, una meca para los cochecitos, los amantes de los picnic y los patinadores, por nombrar algunos. El metrónomo gigante, donde una vez se erigía una estatua de Stalin, ofrece maravillosas vistas de la Ciudad Vieja, al igual que la cervecería, una visita obligada cuando hace buen tiempo.

 

Letenský zámeček, el reluciente palacio al lado del jardín, es un lugar excelente para almorzar al aire libre, y si nos apetece jugar a la petanca, encontraremos un campo al lado. Otras opciones para comer y beber incluyen el popular Bistro 8, el Café Letka, un buen lugar para desayunar, y el Bar Cobra, abierto hasta bien entrada la noche.

 

En los días de lluvia, el Museo Técnico Nacional, a pocas calles de distancia, hará las delicias de hasta los visitantes más tecnófobos. Destaca el magnífico vestíbulo de los transportes, dedicado a todos los medios para llegar de A a B por tierra, mar y aire. Imprescindible la maravillosa colección de coches checos.

 

Si lo que buscamos es un lugar donde saciar nuestra sed por las compras, la parte sur de la cercana calle Veverkova se ha convertido en el hogar de un puñado de comercios independientes, como la tienda de ropa Jakoby o PageFive, que se ha convertido en una librería de culto.


Galería de fotos

Pregunta mail-icon Enviar por e-mail Messenger https://www.avantgarde-prague.es/cuatro-lugares-para-sentirse-local-en-praga Copiar enlace