Contacto
Mi lista

Información básica

Duración
Cuándo al atardecer
¿Dónde? Teatro Nacional

Descripción

Rusalka es un cuento trágico compuesto por Antonín Dvořák sobre un libreto de Jaroslav Kvapil. El relato aúna belleza, terror y melancolía, como en el universo de los paseos del poeta romántico checo Karel Jaromír Erben. Expresa además la relación con la naturaleza, propia de los románticos, así como una cierta nostalgia de un tiempo mítico y aun no mancillado por la superficialidad y la arbitrariedad de los hombres. La puesta en escena de Jiří Heřman hace revivir con mucha sensibilidad el lirismo presente en toda la ópera, acentuado igualmente mediante el ballet representado por las bailarinas de la compañía del Teatro Nacional.

Rusalka es una ondina, un espíritu de las aguas, que desea ardientemente tener un alma humana, para poder desposarse con el príncipe del que está enamorada. A pesar de las prevenciones de su padre, el duende de las aguas, parte en busca de una bruja capaz de darle el alma humana, por la que deberá pagar un elevado precio: perder la voz y no volver nunca al reino de las aguas. Rusalka no tarda en ganarse la atención del príncipe, que la invita a su castillo; sin embargo, algunas personas cercanas al príncipe no confían en esta joven muda y de belleza extraña. El príncipe mismo, incapaz de descifrar los sentimientos de Rusalka, se consume de deseo por una princesa sensual y desconocida que lo ha visitado en el castillo y rechaza el amor de Rusalka. Entonces, aparece el duende de las aguas, que asiste al cruel destierro de su hija y lanza una maldición contra el príncipe. La pobre Rusalka solo puede encontrar refugio con la bruja, a la que pide entonces poder recuperar su vida de antaño…

La escenografía está acompañada por proyecciones de escenas de películas aéreas: la ilusión es tan fuerte que, a menudo, el espectador no sabe qué personaje está bailando en la pantalla y qué personaje surge de detrás, misteriosamente, con toda la gracia de una bailarina. Con los vestidos etéreos y muy sobrios de las hadas bailarinas, el personaje del duende de las aguas y el ambiente inquietante que rodea a la bruja y sus esbirros, vestidos de negro, el conjunto de los trajes es de una calidad excepcional. El personaje más dramático es el de Rusalka, cuya inocencia y belleza iniciales son absorbidas poco a poco por las sombras del mundo de los hombres, el cual se impone progresivamente hasta el primer plano, cada vez más violento, sin consideración hacia el misterioso reino de la magia. El encanto de la escenografía de Heřman, que da prioridad a lo clásico frente a lo innovador, reside esencialmente en ello. Hace surgir ante el espectador toda una paleta de motivos que evocan recuerdos de la infancia, cuando los cuentos de hadas son tan auténticos como la realidad más sólida. Todos estos sentimientos se encarnan de manera fascinante a través de la música, en especial, en el Canto a la Luna.

La ópera se divide en tres actos. Es presentada en su idioma original, el checo, y está subtitulada en inglés y en alemán. El acompañamiento corre a cargo del coro y orquesta del Teatro Nacional y la danza a cargo de la compañía del Teatro Nacional.

Punto de encuentro

Teatro Nacional Národní 223/2 Praha 1 – Nové Město 110 00

Opiniones de viajeros