Al borde del canal Čertovka, salpica el agua del molino; de un pequeño molino; el primero desde la zona de Smíchov. Allí llegaremos al pasar por un pequeño puente de la isla de Kampa. El lugar, originalmente con un estilo del barroco temprano, ha sido reconstruido varias veces, reducido a cenizas, vuelto a nacer y ha albergado una carpintería y viviendas. En 1995 volvió a ser un molino, pero esta vez, de café. Y de palabras. Sigue el murmullo: las voces, el agua.

Y cuando hayan instalado una pequeña central hidroeléctrica, será la cerveza la que corra por los grifos del bar. Este «Café del molino» es un excelente ejemplo de la mezcla entre café y cervecería. Tiene la atmósfera intelectual y ligeramente bohemia de un café, gracias a la calidad del grano, a los tés, exposiciones y eventos culturales ocasionales. También gracias a su menú, casi inmutable, con cafés, bocadillos, humus y otras delicias. Por otra parte, la oferta de cervezas y de pan con manteca de cerdo completan el panorama. Frecuentemente está lleno, sin contar las oleadas de turistas que vany vienen. Los clientes se quedan por un buen tiempo, como se acostumbra en los buenos albergues y cafés que ofrecen un espacio agradable con precios correctos.

 Dónde
Centro de la ciudad | Malá Strana
 Typ zařízení
Bar | Café y té
 Costo
$$
tarjeta de crédito
acepta animales
accesible para discapacitados
terraza
adecuado para familias con niños
wi-fi gratis

Si nos gusta irnos de copas y apoyarnos de verdad en la barra del bar, la de este sitio aguarda una sorpresa para nosotros. ¡Nos entretendrá! La barra es una creación del artista David Černý. Inspirado por la máxima que se encuentra sobre el telón del Teatro Nacional, "Národ sobě" (la nación para sí misma), creó una barra mezclando una diversidad de objetos que los clientes asiduos del bar le regalaron; así que es una barra digna de la máxima "Los visitantes para ellos mismos".

Jan, Avantgarde Prague
Personal tip avatar
Menu